Photo_maison
Epeele > Libros

Libros

NO HAY RELACIÓN HETEROSEXUAL
Jean Allouch
PRECIO: $450 MXN, $23 € , $25 US

Si bien Freud había planteado los preliminares, Jacques  Lacan  fue  el  único  en  enunciar  su “No  hay  relación sexual”. Sin embargo, sólo pudo autorizarse a ello distinguiendo un registro inédito de lo sexual, diferente de lo que los analistas (incluido él mismo) habían explorado hasta entonces: complejos, estadios, pulsiones, fantasías, falo, objetos parciales, a minúscula, plus-de-gozar, etc.

Ahí donde falta la relación sexual, los partenaires son como personajes de teatro de un Otro inexistente: mujer, virgen, histérica, hombre, vir, virgo, dama, tipo, tipa, a los  cuales se añadirá, con Michel Foucault, el amo antiguo, las mujeres, el muchacho y la esposa..

Al hacerlo presente por la mediación de ellos, es siempre del Otro tomado  como cuerpo de lo que se trata, del Otrosexo.

Percatarse  de  que  con  él  no  hay  relación  sexual  que pueda escribirse atañe a una experiencia traumatizante. Sin embargo, es ahí donde, según Lacan, cada cual tiene cita con su libertad.

Lacan (Freud) Lévi-Strauss. Crónica de un encuentro fallido
Carina Basualdo

Qué se puede decir, una vez más, sobre las relaciones entre Jacques Lacan y Claude Lévi-Strauss? Mucho, si se libera al psicoanálisis y a la antropología de la lectura dominante según la cual Lévi-Strauss le habría proporcionado a Lacan la brújula de la lingüística estructural para orientar su retorno a Freud.

Examinar esta verdad, este lugar común, es plantear una interrogación a esa “novela científica” como novela familiar. Ese supuesto develamiento de algo reprimido, ¿no es acaso ante todo una manera de mantener, contra viento y marea, ese leitmotiv de una irreductible inscripción de Lacan en la filiación de Lévi-Strauss?

Este libro demuestra que esa concepción ampliamente compartida no consiste más que en repetir la versión oficial que Lévi-Strauss presenta sobre el origen de la teoría estructuralista. Introduce en el movimiento de la enseñanza lacaniana, para localizar allí las referencias a la teoría levi-straussiana, los conceptos  que tomó prestados y su redefinición, gracias a los cuales Lacan se dedica a construir su propia teorización. Al mismo tiempo, interroga el silencio y la falta de consideración que demuestra el antropólogo con respecto al psicoanalista.  Invita así al lector a comprender mejor el imposible acercamiento entre esos dos autores y luego el irremediable alejamiento del psicoanalista.

Reconocer el fracaso del encuentro entre Lévi-Strauss y Lacan puede entonces abrir, para la antropología y para el psicoanálisis, un nuevo horizonte de intercambios en el cual la noción de don se revela como prometedora. Al tomar esta vía, ¿no podría el psicoanálisis contribuir a la renovación actual de las ciencias sociales y retomar así su legítimo lugar en el cual lo ha inscrito la invención freudiana?

 

Carina Basualdo es miembro de la école lacanienne de psychanalyse. Practica el psicoanálisis en París. Es antropóloga y Maître de Conférences de Psicopatología en la Universidad de Franche-Comté. Autora de numerosos artículos publicados en revistas de Francia y en el extranjero .

Freud atormentado
Gloria Leff

¿”Frau H”, “Frau A”, “Frau C”, “Frau Gi”?; para Freud, “mi principal tormento”. Se trata de Elfriede Hirschfeld, a quien Freud recibió entre 1908 y 1914, y de cuya identidad se tuvo noticia hasta hace poco más de veinte años.

Freud estaba atormentado por la versatilidad y rebeldía de los síntomas de Elfriede Hirschfeld; por su excesiva implicación en esta cura; por la forma en que este análisis había trastornado su relación con Jung; por lo limitado de sus teorías para aprehender y explicar lo que ponía de manifiesto una profecía que recibió la paciente de parte de un adivino en París. Fue con Elfriede Hirschfeld que Freud se sintió convocado a producir importantes innovaciones en su teoría de las fases de la libido y a problematizar, durante el tiempo que ella estuvo en análisis con él, la noción de “contratransferencia”. Además, Freud localizó en la predicción que le confiara la paciente, el hilo conductor para hacer valer públicamente las hipótesis que había elaborado con Sándor Ferenczi tiempo atrás sobre los fenómenos “ocultos”, la telepatía y la transferencia de pensamientos.

Al seguir las huellas del análisis de Elfriede Hirschfeld, dispersas en los artículos y correspondencias de Freud, y en las minutas de la Sociedad de Viena, podemos volver con información nueva a los textos de Freud dedicados a lo “oculto” y leer con ellas las sesiones de Les non-dupes errent (1972-1973) en las que el tema ocupa a Jacques Lacan. Lectura particularmente fecunda porque al traducir él mismo dichos textos, Lacan desliza términos que no son los de Freud, y subvierte la red de hipótesis que este último construyó sobre la telepatía y la transferencia de pensamientos.

Gloria Leff es miembro de la école lacanienne de psychanalyse. Practica el psicoanálisis en México. Publicó bajo el sello editorial de Epeele Juntos en la chimenea. La contratransferencia, las “mujeres analistas” y Lacan.

Juntos en la chimenea
Gloria Leff
Epeele 2007 / $250 M.N, $25 U.S Dlls 25€ .

« Cuando dos hombres salen juntos de una chimenea, ¿cuál de los dos irá a la varse la cara? » Lacan toma prestada esta pregunta de una anécdota sobre el Talmud y con ella interroga la especificidad de la erótica analítica. Al desplegarla, nos dará una primera pista: « la comodidad » con la que algunas analistas se desplazan por la contratransparencia.
Pero, ¿acaso Lacan no había desterrado de su enseñanza la problemática contratransferencial? En el seminario L’anloisse(1923-1963), la explora de tal modo que se revela como un indicador de la distancia que lo separa de sus seminarios anteriores, y como una marac de su diferencia con « Feud ».
Lacan opone el análisis de « la joven homosexual » (en el que Freud fracasa) con un análisis « logrado » reportado por « una mujer analista » en 1956. Surgen así, en el seminario, dos posiciones irreconciliables en torno a la contratransferencia o, dicho en términos de Lacan, dos formas radicalmente distintas de colocarse con respecto al objeto a.
Al final del recorrido, Lacan terminará desmontando el punto en el que se detenía el análisis con Feud, la « roca de la castración », para afirmar entonces que ese límite puede franquearse: el análisis es terminable.
Gloria Leff es miembro de la Ecole Lacanienne de Psychanalyse: practica el psicoanálisis en México.

LETRA POR LETRA
Jean Allouch - Traducción: Marcelo, Nora y Silvia Pasternac
Epeele 2009 / 460 p. / $350 M.N, $35 U.S Dlls 35€.

Un psicoanalizante aporta este brevísimo sueño: la imagen de la letra H. Está dibujada en color blanco sobre un cartel de fondo azul. Estas precisiones abren la interpretación: H cifra el significante “hospital”. Se trata, de hecho, de una transliteración ya que de esa imagen a esta palabra hay toda la distancia de una escritura ideográfica a una escritura alfabética. No sin provocar la risa divertida viene la interpretación: la víspera, su psicoanalista había intervenido de una manera intempestiva y esta H, que remite por contigüidad a la conminación “¡Silencio!”, viene a significar al psicoanalista que tiene que mantener su lugar… y nada más.

Con su reinscripción en otra parte (la operación analítica efectiva), el ser que puede leer su huella se hace “dependiente de un Otro cuya estructura no depende de él”. Esta fórmula de Jacques Lacan sitúa la clínica analítica –una clínica del escrito– como la de los avatares de esta dependencia. Al recorrer aquí sus diversas formas (toxicomanía, histeria, fobia, fetichismo, paranoia) se verá desprenderse la instancia de la letra como transliteración.

Jean Allouch, practica el psicoanálisis en París. Miembro de la école lacanienne de psychanalyse de la que fue Director. Autor de numerosos libros y artículos. Epeele ha publicado en particular Marguerite, Lacan la llamaba Aimée, La erótica del duelo en los tiempos de la muerte seca, Freud, y después Lacan, ¿Hola, Lacan? – Claro que no, El doble crimen de las hermanas Papin y En estos tiempos

El objeto a de Lacan
Guy Le Gaufey
Epeele 2011 / ISBN n°978-607-9006-01-3 / 208 p. / $300 pesos mexcanos. 30 USD, 30 euros

He aquí un seminario dictado en 1996, nunca antes publicado, ni siquiera en francés, lengua en la que fue pronunciado. Aquel año, me había parecido urgente, no sólo reconstituir con precisión el recorrido que permitió a Lacan plantear —entre 1959 y 1963— un objeto totalmente distinto del que había fundado desde el estadio del espejo, sino también apelar a otros saberes diferentes del psicoanalítico para aclarar la consistencia muy especial de este objeto a. De ahí la preocupación por cosas tan ajenas entre sí como el milagro, la reliquia, el punto de fuga, el papel moneda o la noción de variable. Ninguna de ellas “es” el objeto a; pero todas permiten acercarse a este vacío activo que Lacan instaló en el campo freudiano para desempeñar el papel de una “mitad sin par”, con la cual el sujeto ligado al significante juega su partida.

Guy Le Gaufey practica el psicoanálisis en París. Miembro de l’école lacanienne de psychanalyse, ha publicado numerosos libros y artículos. En Epeele: Anatomía de la tercera persona, El lazo especular, El caso inexistente, La evicción del origen.

La ironía
Vladimir Jankélévitch
Epeele 2012 / ISBN n° 978-607-7694-12-0 / 192 p. / $280 pesos mexcanos. 28 USD. 28 euros

¿Qué es la ironía? ¿Cuáles son sus formas? ¿Cuáles son, también, sus trampas? Tantas preguntas delicadas a las que el autor, no desprovisto de su propia ironía, responde con la ayuda de infinidad de ejemplos que muestran su enorme cultura tanto musical como filosófica.
Sumariamente, ¿qué es la ironía sino la conciencia, una buena conciencia gozosa —con la que se distingue de la hipocresía? No hay humor sin amor ni ironía sin goce. La ironía, en suma, salva lo que puede ser salvado. Es mortal para las ilusiones, teje, por doquier, las telas de araña en las que quedan atrapados los pedantes, los vanidosos, y los grotescos. “Ironía, verdadera libertad”, clama Proudhon en el fondo de su celda en Sainte-Pélagie. La ironía interroga todo; con sus preguntas indiscretas arruina cualquier definición, perturba todo el tiempo la pedantería pontificante que se encuentra presta a instalarse en una deducción satisfecha. Gracias a la ironía, cuando se reconoce, el pensamiento respira más ligeramente, danzarina y chirriante, en el espejo de la reflexión.

Cinco conceptos propuestos al psicoanálisis
François Jullien
Epeele 2013 / ISBN n°978-607-9006-02-0 / 127 p.

A pesar de la revolución que efectúa, ¿no sigue dependiendo Freud de herramientas intelectuales europeas? ¿Y no deja por ello en la sombra determinados aspectos de la práctica analítica que su teoría no pudo explorar?
¿Y cómo se puede dar cuenta de ello, si no es saliendo de Europa?
Propongo aquí cinco conceptos, abstraídos del pensamiento chino, en los cuales lo que sucede en la cura podría reflejarse y tal vez explicitarse mejor. Cada uno realiza un desfasaje: la disponibilidad con respecto a la atención del psicoanalista; la alusividad con respecto al decir del analizante; el sesgo con respecto a la ambición del método; la des-fijación con respecto a la apuesta misma de la cura; la transformación silenciosa, por último, con respecto a la exigencia de la acción y de su resultado.
Otras tantas aproximaciones que muestran el psicoanálisis desde una perspectiva oblicua, revelando su carácter impensado. Pero ese carácter impensado, ¿no es también el del pensamiento europeo descubierto en sus prejuicios?
Por lo cual cabe introducir el pensamiento chino de donde provienen esas nociones que, trasladadas al terreno del psicoanálisis, se ponen nuevamente a trabajar.
F. J.

François Jullien es titular de la cátedra sobre la alteridad en el Collège d’études mondiales de la Fundación Maison des sciences de l’homme. Su obra ha sido traducida en veinticinco países.

El AUTISMO Y LAS LENGUAS
Marie-Claude Thomas
Epeele 2014 / ISBN n° 978-607-9006-03-7 / 280 p.

Desde múltiples lugares psi- (quiátricos, -coanalíticos) se busca repetir: el autismo está “fuera de discurso”, el autista está “en el umbral del lenguaje”, o incluso es “radicalmente exterior al lenguaje”… La certidumbre indiscutida y autoafirmadade dichas posiciones –clave actual de la construcción, a partir de Leo Kanner, de una nueva figurade la locura– funda con el mismo gesto un saber y un poder inéditos en la economía biopolítica, los de la “función psi”, según la expresión de Michel Foucault.

La autora no se opone a ello afirmando lo contrario. Sino que, manteniéndose más acá, apostando a que los niños llamados autistas sí están, al igual que todo ser viviente, atrapados en el lenguaje, dejando viva la mordedura de la interrogación que sólo un neologismo puede indicar: la del parlêtre. Hacer esa apuesta, jugarse uno, implica necesariamente una elección de concepción de lenguaje. Porque, en cuanto a teorías del lenguaje, no hay más que turbación… se tratará de recordarlas, con sus implicaciones.

Queda la cuestión urgente y decisiva antes de cualquier compromiso: con ese autismo, a esa Psychopathia Autista o, más precisamente en la lengua dominante, Autistic Psychopathy, en pocas palabras, a esa entidad psicopatológica, a ese “cuadro clínico” cuyo marco habrá que ubicar, ¿deben contribuir los psicoanalistas?

Los ocho estudios reunidos aquí intentan una problematización, la del autismo y de las lenguas, preliminar a una toma del “autismo” dentro del campo freudiano.

Marie-Claude Thomas practica el psicoanálisis en París, es miembro de la école lacanienne de psychanalyse (elp)