Photo_maison
Me cayó el veinte > TA EROTIKÁ

TA EROTIKÁ

Lesbianismo en Proust
ÉLISABETH LADENSON
Me cayó el veinte 2009 / $ 180.00 MX.

“El retrato del lesbianismo en A la busca del tiempo perdido de Marcel Proust, es uno de los tratamientos más notorios e influyentes de la materia en la literatura moderna e, incluso, de la literatura en general. La concepción de este autor de la homosexualidad feminina —“Gomorra”, como él la llama en tanto que opuesta a “Sodoma”, la homosexualidad masculina— se inscribe en la tradición de Las flores del mal de Baudelaire, Mademoiselle de Maupin de Gautier, La muchacha de los ojos de oro de Balzac y Las canciones de Bilitis de Louÿs, que han jugado un rol decisivo en la formación del canon de las imágenes lesbianas en la literatura del siglo XX.”

Elisabeth Ladenson es profesora de literatura, editora y directora del Departamento de Francés en la Universidad de Columbia, Nueva York. Su último texto, Dirt for Art´s Sake, se pregunta: ¿cómo se vuelve clásico un libro obsceno? Para ello atraviesa Madame Bovary, Fanny Hill, Las flores del mal, Ulises, El pozo de la soledad, El amante de Lady Chatterley, Trópico de Cáncer, Lolita, y las obras del Marqués de Sade.

La etificación del psicoanálisis
Jean Allouch
Me cayó el veinte 2010 / Precio: $ 180.00 MX.

“Esta obra intentó aclarar una confusión de orden ético que habita en el grupo psicoanalítico. […] Algunos la juzgaron inconcebible o escandalosa, otros, pertinente y útil en lo referente a la confusión reinante en la época de su primera publicación (1996), y de cuya persistencia quedan hoy en día bastantes signos. El Prefacio para esta nueva edición me ofrece la ocasión de precisar en qué el grupo psicoanalítico se presta, incluso contribuye, a dicha persistencia. El grupo psicoanalítico, pero también Jacques Lacan…”

Jean Allouch ejerce el psicoanálisis en París. Asistió a los seminarios de Jacques Lacan (quien fue también su analista) a partir de 1962. Dirigió los primeros pasos de la revista Littoral, y contribuyó a la fundación de la École lacanienne de psychanalyse. Con la colección “Los grandes clásicos de la erotología moderna” (editorial Epel, París), se ha dedicado a dar a conocer los trabajos eruditos surgidos del campo de los estudios gay y lesbianos. Ha publicado, últimamente, Letra por letra (Epeele, México, 2010), Contra la eternidad, (el Cuenco de plata-Ediciones literales, Buenos Aires-Córdoba, 2009) y El amor Lacan, (el Cuenco de plata-Ediciones literales, Buenos Aires-Córdoba, 2011).

La invención de la heterosexualidad
JONATHAN NED KATZ
Me cayó el veinte 2011 / Precio: $ 250.00 MX.

Jonathan Ned Katz recibió el premio Bill Whitehead del Publishing Triangle por su trayectoria dentro de la literatura lésbico-gay y el premio Brudner de la Universidad de Yale que se otorga a los destacados investigadores de los estudios lésbico-gay, bisexuales y transgéneros. Es el autor de Gay American History: Lesbians and Gay Men in the U.S.A, la primera historia documental de la homosexualidad en los Estados Unidos; Gay/Lesbian Almanac y Love Stories: Sex between Men before Homosexuality. Ha enseñado en la Universidad de Yale, en el Eugene Lang College y en la Universidad de Nueva York, dirigió un seminario para el cuerpo docente de la Universidad de Princeton. Ha dado conferencias en numerosos campus universitarios. Sus artículos y reseñas han aparecido en The Village Voice, The Nation y The Advocate.

LA IRONÍA
Me cayó el veinte 2012 / $ 280.00 MX.

Cuarta de forros

¿Qué es la ironía? ¿Cuáles son sus formas? ¿Cuáles son, también, sus trampas? Tantas preguntas delicadas a las que el autor, no desprovisto de su propia ironía, responde con la ayuda de infinidad de ejemplos que muestran su enorme cultura tanto musical como filosófica.
Sumariamente, ¿qué es la ironía sino la conciencia, una buena conciencia gozosa —con la que se distingue de la hipocresía? No hay humor sin amor ni ironía sin goce. La ironía, en suma, salva lo que puede ser salvado. Es mortal para las ilusiones, teje, por doquier, las telas de araña en las que quedan atrapados los pedantes, los vanidosos, y los grotescos. “Ironía, verdadera libertad”, clama Proudhon en el fondo de su celda en Sainte-Pélagie. La ironía interroga todo; con sus preguntas indiscretas arruina cualquier definición, perturba todo el tiempo la pedantería pontificante que se encuentra presta a instalarse en una deducción satisfecha. Gracias a la ironía, cuando se reconoce, el pensamiento respira más ligeramente, danzarina y chirriante, en el espejo de la reflexión.

Oscar Wilde el amor de lo imposible
Rodolfo Marcos Turnbull
Me cayó el veinte 2013 / ISBN n°978-607-7694-17-5 / 382 p.

Una vida que se desarrolla como la de Wilde permitiría escribir una gran tragedia griega: ¿cómo es que alguien con sus recursos: brillante inteligencia, sensibilidad excepcional, inmediata capacidad de análisis, graciosa antisolemnidad, extraña valentía y quizá sobre todo, lealtad a toda prueba, pudo haber tenido el final, o mejor aún, los finales que tuvo? ¿Es que la única posición posible para él era enfrentar, como Antígona, las leyes de la ciudad con la propia inmolación? ¿Cómo comprender los últimos meses de la vida de Wilde viviendo en París como cualquier clochard? ¿Él, el único autor que hasta sus días había tenido dos obras de teatro de éxito total en el West End londinense apenas dos años antes de encontrarlo mendigando por los cafés parisinos?

El dios de la danza
Pola Mejía Reiss
Me cayó el veinte 2014 / ISBN n° / p. / $ 250.00* MX.

Vaslav Nijinski tuvo muchos nombres: “Petrushka”, “El fauno”, “El Esclavo dorado”, “Till Eulenspiegel”, “El Espectro de la rosa”, “Albrecht”… Un día fue nombrado “esquizofrénico”. A diferencia de la movilidad de los otros —función tras función de ballet—, este último nombre implicó un destino de inmovilidad y silencio en asilos psiquiátricos.

Inmovilidad y silencio que no solamente recayeron sobre la persona de Nijinski, sino también sobre su obra. Más de setenta años se llevó el desciframiento de su escritura de la danza de La siesta de un fauno, así como la reconstrucción de otras dos de sus coreografías. Cada uno de sus ballets es una escritura de la danza.

Además de escribir danza en cuerpo y en papel, y de haber legado una obra pictórica que salió plenamente a la luz en 2009, Nijinski escribió un libro muy inquietante, inclasificable que, sin embargo, ha sido calificado como testimonio de un esquizofrénico, o algo que puede leerse como poesía, biografía espiritual o filosofía.

Con El dios de la danza, Pola Mejía Reiss propone otra lectura al considerar el libro dentro de la serie de escrituras que Nijinski creó. Recorrer el telón que inevitablemente tiende sobre el cuerpo un diagnóstico de esquizofrenia, ¿podría así leerse la locura de otro modo?

Camille Claudel, el reencantamiento de la obra
Danielle Arnoux
Me cayó el veinte 2015

Sacrificada por la artista y luego olvidada con ella, la obra de Camille Claudel no ha podido desaparecer. Interpretada como un relato trágico de su vida, volvió a salir a la luz hacia fines del siglo XX. La compasión por la mujer víctima

y loca, se mezcló entonces con la admiración, y con ello se

oscureció la apreciación por la obra.

¿Cómo es que en el siglo XXI leyenda e historia han

podido confrontarse, suceder una a la otra, convivir para

terminar hoy en día por dar su lugar a la artista?

Literatura, psicoanálisis, sociología e historia del arte per­miten

a Danielle Arnoux esclarecer este reencantamiento.

Aquellos ávidos por el detalle descubrirán en este libro qué esculturas de Camille Claudel fueron expuestas en Italia en 1911. Danielle Arnoux publicó en 2001 en Epee­le, Camille Claudel, el irónico sacrificio, que ese mismo año ganó el premio Prix OEdipe otorgado en París.