Photo_Fond

“…no existió una política sexual unitaria»*. Freud y el dispositivo de sexualidad

Seminario


Fecha próxima

21 agosto 2019 - Montevideo

A cargo de Gonzalo Percovich

 

                                                             “Con la palabra ‘sexualidad’ se tiene en las manos el trapo rojo contra el que […] arremeten fogosamente los ataques al psicoanálisis”[1]

La propuesta de este año consistirá en poner a trabajar la noción de “dispositivo de sexualidad” y la crítica a “la hipótesis represiva”, planteada por Michel Foucault en el primer volumen de La historia de la sexualidad. La voluntad de saber, como intento de explorar las posibles declinaciones que el término sexualidad tuvo en los tiempos de Freud. Foucault hace énfasis en describir cómo en el contexto de la scientia sexualis emergen las llamadas sexualidades periféricas: “Niños demasiado avispados, niñitas precoces, colegiales ambiguos, sirvientes y educadores dudosos, maridos crueles o maniáticos, coleccionistas solitarios, paseantes con impulsos extraños: pueblan los consejos de disciplina, los reformatorios, las colonias penitenciarias, los tribunales y los asilos; llevan su infamia a los médicos y su enfermedad a los jueces”. [2]El filósofo afirma que nuestra época, al implantar múltiples perversiones, ha sido iniciadora de heterogeneidades sexuales. Y en ese sentido no es posible homologar las búsquedas de los distintos sexólogos de aquellos tiempos: Magnus Hirschfeld, quien trabajó en Berlín en defensa de los homosexuales (uranistas)[3],  R. von Krafft-Ebing, escribiendo la Psychopathia sexualis (1886) con la intención de convertirse en referencia forense para médicos y jueces,  Havelock Ellis quien practicaba el matrimonio abierto en los comienzos del siglo XX y al mismo tiempo era partidario de la eugenesia, Iwan Bloch, quien bajo el seudónimo de Eugen Dürhen, rescata la obra del Marqués de Sade, descubriendo en 1904 el manuscrito Las 120 jornadas de Sodoma[4]. Pretensión de aquellos médicos de  formalizar “científicamente los desajustes sexuales”, pero que al mismo tiempo supieron tomar –al decir de Foucault- el sentido del acontecimiento. A su vez Sigmund Freud retoma los escritos de dichos estudiosos pero emprende otros rumbos que Foucault se encarga en distinguir: “y se comprendería mal la posición del psicoanálisis, a fines del siglo XIX, si no se viera la ruptura que operó respecto al gran sistema de la degeneración: volvió al proyecto de una tecnología médica propia del instinto sexual pero buscó emanciparla de sus correlaciones con la herencia, y por consiguiente con todos los racismos y todos los eugenismos.”[5] Freud en dicho gesto se apartará del discurso racista que reinaba en la Viena del 900[6] y que algunas décadas después derivará en la ideología nazi[7].

Partiremos entonces de la noción de dispositivo de sexualidad para revisitar los comienzos de psicoanálisis, entendiendo el término dispositivo como un conjunto heterogéneo que comprendería discursos, instituciones, instalaciones arquitectónicas, medidas administrativas, enunciados científicos, filosóficos y morales, siendo el mismo una compleja red de una multiplicidad de elementos discursivos y no-discursivos. De ese modo, intentaremos ubicar el texto freudiano inmerso en una red donde se entrecruzan entre muchos, los textos filosóficos de Otto Weininger Sexo y carácter (Geschlecht und Charakter); Las anomalías y perversiones sexuales (Geschlechts Anomalien und Perversionen) de Magnus Hirschfeld; el papel  central de la prensa escrita, teniendo un rol preponderante la publicación de Karl Kraus La antorcha (Die Fackel); la censura a la pieza de teatro de Arthur Schnitzler El profesor Bernhardi (Der Lehrer Bernhardi); el sistema educativo y los reglamentos en las escuelas modernas vienesas y su influencia en el ascenso en la carrera universitaria[8]; las críticas al urbanismo de la metrópolis moderna realizadas por Adolf Loos cuando afirmaba que la Viena de la Ringstrasse era la “ciudad Potemkin”[9]; los dibujos y pinturas de Gustav Klimt y Egon Schiele declarados por la prensa vienesa como expresiones pornográficas, los escritos de Bertha Pappenheim activista feminista[10], como los textos sobre el erotismo de Lou Andreas Salomé[11], llamada en aquel entonces, una mujer emancipada, así como la singular presencia de Margarethe Hilferding, la primera médica vienesa que se integra al círculo de los primeros psicoanalistas, y que termina asesinada en Treblinka.[12] Foucault afirma que es en las clases privilegiadas donde el dispositivo de sexualidad  toma sus formas más complejas e intensas. De ese modo podríamos tener en cuenta lo que los vecinos cercanos a Freud decían cuando el mismo comenzó a dar consulta. Expresaban que el doctor recibía muchas visitas de damas (Damenbesuch). Pero el dispositivo de sexualidad no es una mera unidad de una época, una suerte Zeitgeist, sino que el mismo tiene por función mayor responder a una urgencia y en ese sentido tiene un funcionamiento estratégico dominante. El dispositivo cumple una función central en  el régimen poder-saber-placer. ¿A qué urgencia respondería entonces dicho dispositivo? Y en ese caso ¿cuál podría haber sido el eventual rol de los primeros textos psicoanalíticos?  Seguiremos entonces esta vía de exploración inaugurada por Foucault intentando poner en tensión la afirmación del filósofo cuando expresa, acerca del psicoanálisis: “podemos ahora volver sobre lo que podía haber de voluntad normalizadora en Freud; también se puede denunciar el papel desempeñado desde hace años por la institución psicoanalítica; en la gran familia de las tecnologías del sexo, que se remonta tan lejos en la historia del Occidente cristiano, y entre las que en el siglo XIX emprendieron la medicalización del sexo, el psicoanálisis fue hasta la década de 1940 el que se opuso, rigurosamente, a los efectos políticos e institucionales del sistema perversión-herencia-degeneración”.[13] 

Bibliografía.

Lou Andreas Salomé. “El erotismo”. José J. de Olañeta, Editor. Barcelona. 1998.

Arnold Davidson. “La aparición de la sexualidad. La epistemología histórica y la formación de conceptos”. Alpha Decay. Barcelona.2004.

Michel Foucault. “Historia de la sexualidad. 1- La voluntad de saber”. Siglo XXI. Argentina. 1991.

Michel Foucault. “La sexualité”. Cours donné à l’univeristé de Clermont-Ferrand. (1964) suivi de “Le discours de la sexualité”. Cours donné à l’université de Vincennes. (1969). Hautes Études. EHESS. Gallimard-Seuil. 2018.

Sigmund Freud. “Tres ensayos de teoría sexual. (Drei Abhandlungen zur Sexualtheorie)” 1905. Obras completas. Volumen VII. Amorrortu editores. Argentina.1998.

Sigmund Freud. “La moral sexual ‘cultural’ y la nerviosidad moderna. (Die ‘kulturelle’ Sexualmoral und die moderne Nervosität)”. 1908. Obras completas. Volumen IX. Amorrortu editores. Argentina.1998.

Otto Gross. “Psychanalyse et révolution” Essais. Éditions du Sandre. Paris. 2011.

Magnus Hirschfeld “Anomalies et perversions sexuelles. (Geschlechts Anomalien und Perversionen)”. L’Harmattan. Paris.2007.

Guy Hocquenghem “Race d’ep! Un siècle d’images de l’homosexualité”. Éditions la Tempête. Bordeaux. 2018.

Jacques Le Rider  “La censure à l’oeuvre. Freud, Kraus, Schnitzler”. Hermann. Paris. 2015.

Vernon Rosario “L’irrésistible ascension du pervers entre littérature et psychiatrie”. EPEL. Paris. 2000.

Frank J. Sulloway ‘Freud et les sexologues’ en “Freud biologiste de l’esprit”. Fayard.Paris.1998.

Otto Weinninger “Sexo y carácter”. Editorial Losada. Buenos Aires. 1942.

 

 Michel Foucault. “El dispositivo de sexualidad” en Historia de la sexualidad. 1La voluntad de saber Siglo XXI. Argentina. 1991. p.149.

[1] Lou Andreas Salomé. “Psicosexualidad” en El erotismo.

[2] Michel Foucault. Op. cit. p.53.

[3] Ralf Dose “Sexualidad. Las provocaciones de un pionero” en Memoria de las ciudades. Berlín 1919-1933. Gigantismo, crisis social y vanguardia: la máxima encarnación de la modernidad. Dirigido por Lionel Richard. Alianza Editorial. Madrid 1991. pp.163 a 173.

[4] Jean Jacques Pauvert y Pierre Beuchot. Sade en procès. Arte Éditions. Éd, Mille et une nuits.Turin.1999. p.123.

[5] Michel Foucualt. Op.cit. p.144.

[6] Al respecto leer  en Michel Foucault Clase 28/1/1976. Defender la sociedad. Curso en el Collège de France (1975-1976) FCE. México. 2000. p.67. Y Jacques Le Rider Les Juifs Viennois à la Belle Époque. Éd. Albin Michel. Paris.2003.

[7]Johann Chapoutot “L’ordre sexuel. Reproduction, monogamie et poligamie sous le III ème Reich”, en La révolution culturelle nazie. NRF. Éditions Gallimard.2017. p.177.

[8] Jacques Le Rider Freud, de l’Acropole au Sinaï. Le retour à l’Antique des Modernes viennois. PUF. Paris.2002.

[9] Carl E. Schorske. Adolf Loos: Revuelta en Viena”. En La Remoción de lo moderno. Viena del 900. Compilación y prólogo de Nicolás Casullo. Ed. Nueva Visión. Buenos Aires. 1991. p.407.

[10] Bertha Papenheim. Le travail de Sisyphe (“Sisyphus-Arbeit, 1924). Des femmes. Paris.1986.

[11] Lou Andreas Salomé. El erotismo. José J. de Olañeta, Editor. Barcelona. 1998.

[12] Francoise Wilder  Margarethe Hilferding. Une femme chez les premiers psychanalystes. EPEL. Paris.2015.

[13] Michel Foucault. op. cit. p.145.

Imagen: Egon Schiele. Wally con camisa roja. (1913).

Todas las fechas


  • 8 mayo 2019

    15 mayo 2019

    5 junio 2019

    26 junio 2019

    3 julio 2019

  • 17 julio 2019

    7 agosto 2019

    21 agosto 2019

    4 septiembre 2019

  • 18 septiembre 2019

    2 octubre 2019

    16 octubre 2019

    6 noviembre 2019

INFORMACIONES COMPLEMENTARIAS


Inicio: Miércoles 8 de mayo. Hora 20:30 hs

Fechas previstas: 8/5; 15/5; 5/6; 26/6; 3/7; 17/7; 7/8; 21/8; 4/9;18/9; 2/10;16/10; 6/11.

Local: Edificio Panamericano. Salón comunal (Subsuelo)

Av. Dr. Luis Alberto de Herrera 1042

Contribución a los gastos: $ 300.-