Photo_Fond

Onirocriticon/Traumdeutung

Seminario


Fecha tope

16 septiembre 2017 - Córdoba

Soñar con los propios placeres

                                                                         Gonzalo Percovich

Ariadna protegida por Hypnos. (Relieve en mármol de sarcófago romano. Museo greco-romano, Alejandría, Egipto, Siglo II D.C.).

                                        Iro iba a anunciar mensajes siempre que alguien se lo pedía.[1]

 

En su curso Subjectivité et vérite, [2] Michel Foucault se dedica a analizar pormenorizadamente el libro de los sueños de Artemidoro (Onirocriticon) en el entendido que concibe  al sueño como un punto estratégico, como una prueba privilegiada para analizar las relaciones entre la verdad y la subjetividad. El sueño – dirá– es una superficie donde florece la verdad del sujeto. En la Antigüedad, tanto los sueños como su significación serán una herramienta esencial para proceder en la vida.

Los mismos  forman parte de las técnicas de sí (tekhnai peri ton bion).  Y en este sentido, dirá que no hay modo de explorar esta relación si no es abordando una cierta noción de eros, exponente del tiempo del helenismo tardío, que da en llamar las aphrodisia. Así, serán los sueños sexuales (sunousiai aphrodisia) los que analizará  de modo particular. Todos los elementos allí planteados (verdad, sujeto, eros) parecen acercarse al modo de abordaje de los sueños en el psicoanálisis. Sin embargo luego de su exploración exhaustiva, Foucault concluye que el tipo de interpretación  dada por los griegos a dichos sueños asignará una relación singular entre la actividad sexual soñada y el lugar social que posee el soñante. Declara:”…se trata de un tipo de interpretación [de los sueños sexuales], entre la actividad sexual y la actividad social en general. Creo que esto es importante considerarlo, en la medida que es una perspectiva muy diferente de la nuestra, es decir, en nuestra onirocrítica – ésa que se desarrolló  evidentemente a lo largo del siglo XX, pero ésta también ya había comenzado a desarrollarse anteriormente– es siempre lo social que tiende a ser una metáfora de lo sexual. Y a todo sueño de contenido social, hablando de un revés de fortuna, de un éxito político, se pregunta qué verdad sexual esconde. En la Onirocrítica de Artemidoro es exactamente lo contrario. A un sueño sexual se le pregunta la verdad política, económica y social que él dice. En nuestra onirocrítica, esa posibilidad de decodificar en términos sexuales contenidos sociales del sueño reposa sobre el postulado que hay una discontinuidad de naturaleza entre lo sexual, o en todo caso [entre] el deseo y lo social”.[3]

Sin embargo, Sigmund Freud parece acercarse a la propuesta de Artemidoro, [4] en varias ocasiones. De ese modo declara: “De la bibliografía que se ocupaba de este tema [de la interpretación de los sueños] se ha conservado al menos la obra principal, el libro de Artemidoro Daldiano que puede datarse en el reinado del emperador Adriano [5] […] ¿imaginan ustedes lo que diría la ciencia exacta si se enterara de que nosotros nos proponemos descubrir el sentido de los sueños?[6] […] adhiramos simplemente al prejuicio de los antiguos y del pueblo, y sigamos las huellas de los antiguos intérpretes de sueños”.[7]

Artemidoro signa la búsqueda freudiana a la hora de asignar una significación (deutung) a los sueños pero su propuesta concluye en el postulado que todo sueño es un cumplimiento de deseo (Wunscherfüllung) lo que exige –de la parte de Freud– una discusión acerca del papel de lo sexual en los sueños. Deseo y sexualidad están en una enigmática posición de tensión que es imprescindible delimitar.

De esta manera Eros -en los distintos textos y épocas- parece cobrar distintos rostros (aphrodisia, sexualidad). ¿Será quizás por eso que Foucault hablará de soñar con los propios placeres como modo de marcar las diferencias? ¿O porque a la hora en que Eros desciende a los sueños siempre deja un enigma que es difícil de asir?

Nos dedicaremos pues a trabajar esta problematización.

[1] Homero, Odisea, Canto XVIII, 7, Biblioteca clásica Gredos, Madrid, 2005, p. 386.

[2] Michel Foucault, Subjectivité et vérité. Cours au Collège de France, 1980-1981, Hautes Études, EHESS, Gallimard Seuil, Paris, 2014.

[3] Michel Foucault, Subjectivité et verité, Cours au Collège de France, Leçon 21/1/1981, Hautes Études, EHESS, Gallimard Seuil, Paris, 2014, p. 60. (la traducción es mía).

[4] Asi lo señala Andreas Mayer en La Traumdeutung, clé des songes du XX ème siècle? Freud, Artemidore et les avatares de la symbolique onirique, en Jacqueline Carroy et Juliette Lancel (dirs.), Clés des songes et sciences des rêves. De l’Antiquité à Freud, Les Belles Lettres, Paris, 2016.

[5] Sigmund Freud, “Conferencias de introducción al psicoanálisis”, (1916-17 [1915-17), El sueño, 5ª Conferencia: “Dificultades y primeras aproximaciones”, en Obras completas, volumen XV, traducción José L. Etcheverry, Amorrortu editores, Buenos Aires, 1979. p. 78.

[6] Ibidem, p. 79.

[7] Ibidem. p. 79.

Seminario a realizarse en Córdoba (Argentina) los días viernes 15 de septiembre de 17 a 20hs., y sábado 16 de septiembre de 9 y 30 a 12 y 30, y de 14 y 30 a 18hs.

Lugar: Colegio de psicólogos, Ovidio Lagos 163, Barrio General Paz. Córdoba.

Lugar de inscripción: Rubén Libros, Dean Funes 163, Paseo Santa Catalina, Local 1.

Contribución para gastos: $ 450 pesos hasta el 31 de agosto. A partir del 1 de septiembre $ 500. Estudiantes $ 300

Contactos:

Graciela Leguizamón: graleg14@gmail.com

Ricardo Pon: ricardopon@hotmail.com

Todas las fechas


  • 15 septiembre 2017

    16 septiembre 2017

Argumento


Bibliografía sugerida

Jean Allouch, No hay relación heterosexual, Capítulo III,La escena sexual es de un solo personaje: Foucault“,  Epeele, México, 2017. 

Artemidoro de Daldis, La interpretación de los sueños (Oneirokritika), capítulos 78, 79 y 80, “Las relaciones sexuales (Sunousiai aphrodisión)”  Gredos, Madrid, 2002.

Arnold I. Davidson, La aparición de la sexualidad: la epistemología histórica y la formación de conceptos, capítulo 2, “El sexo y la aparición de la sexualidad”, y capítulo 3, “Cómo hacer la historia del psicoanálisis: una lectura de Tres Ensayos de teoría sexual de Freud“, Alpha Decays, Barcelona, 2004.

M. Foucault, Historia de la sexualidad, t. 1, La voluntad de saber (1976), Siglo XXI, Argentina, 1977.

M. Foucault, Historia de la sexualidad, t. 3, “La inquietud de sí” (1984),  capítulo I, “Soñar con los propios placeres”, Siglo XXI, Argentina, 1991.

M. Foucault, El juego de Michel Foucault, en Ornicar? nº. 10, Boletín periódico del campo freudiano, París, julio 1977.

M. Foucault, Subjectivité et Verité, Cours au Collège de France, 1980-1981, Lecciones del 21.1.81 y 28.1.81, Hautes Études, EHESS, Gallimard-Seuil, Paris, 2014.

Sigmund Freud, “La interpretación de los sueños”, en Obras Completas, vols. IV-V, traducción José L. Etcheverry, Amorrortu editores, Buenos Aires, 1979.

S. Freud, Die Traumdeutung, Gesammelte Werke, II/III, Fischer Taschenbuch Verlag, Frankfurt am Main, 1999.

I. Gubrich-Simitis, “Métamorphoses de L’interprétation des rêves. Les relations de Freud à son livre du siècle”, en Revue Germanique Internationale 14/2000. (Internet).

L. Marinelli y A. Mayer,  Soñar con Freud. La interpretación de los sueños y la Historia del Movimiento Psicoanalítico, Teoría y ensayo, El cuenco de plata, Buenos Aires, 2011.

Andreas Mayer, “La Traumdeutung, clé des songes du XX ème siècle? Freud, Artemidore et les avatares de la symbolique onirique”, en Jacqueline Carroy et Juliette Lancel (dirs.), Clés des songes et sciences des rêves. De l’Antiquité à Freud, Les Belles Lettres, Paris, 2016.