Photo_Fond

A LA SALUD DE QUIENES LEEN (Hangingouteando)

Workshop


Latest date

11 November 2023 - Córdoba

TALLER DE LECTURA EN VOZ ALTA
Fecha de Inicio: 12 de agosto de 2023

A cargo de Raúl Vidal

All dates


  • 12 August 2023

    9 September 2023

    21 October 2023

  • 11 November 2023

Argument


École lacanienne de psychanalyse

 

A LA SALUD DE QUIENES LEEN
(Hangingouteando)

 

TALLER DE LECTURA EN VOZ ALTA
Fecha de Inicio: 12 de agosto de 2023

 

A cargo de Raúl Vidal

 

(…) tuvo Kafka una revelación de lo que sería su literatura. (…) el deseo de
ensamblar una mesa con toda la escrupulosidad del oficio y a la vez no hacer nada,
pero no como para dar pie a decir: «La carpintería no significa nada para él»,
sino: «Para él la carpintería es carpintería cabal y a la vez no significa nada».

Klaus Wagenbach, “La Praga de Kafka”

 

Argumento General

“Zavěšený muž” o “Man Hanging Out” (hombre pasando el rato) se llama la obra realizada en 1997 por el escultor checo David Cerný, en pleno casco antiguo de Praga; justo por encima y al frente de la taberna “Švejk” que conmemora “Las aventuras del buen soldado Švejk”, de Jaroslav Hašek, obra maestra de la literatura checa narrada por un idiota genial, el soldado Švejk, quien tras pasar por calabozos y manicomios acaba luchando en la Primera Guerra Mundial. A cincuenta metros de allí se alza la Betlémská kaple (Capilla de Belén), donde en el siglo XV predicó el reformador protestante Juan Hus, antes de su excomunión y posterior quema en la hoguera, y consiguiente guerra civil. Detallito: según el escultor Cerný, el funámbulo con barba y gafas colgando a gran altura, que parece mirar ambos territorios (¿históricos, simbólicos, culturales, de regulación, apropiación y dominio?), representa a Sigmund Freud.

Hangingouteando es una invitación a la lectura en tiempos difíciles. ¿El ejercicio de la lectura como un lugar inestable? ¡Salud a quienes leen!

Al leer y escuchar, en ese contar que resulta intersticio permitiendo acceder a lo diverso más allá de los bordes (se cuenta en tanto conteo, se cuenta con el otro y se cuenta con uno mismo en tanto relato de un vivir), apuntamos a una ética de la lectura que no torna necesario separarla de una erótica: imprescindible entrecruzamiento o quiasma, al modo en que una estética que importa al psicoanálisis[1] efectuaría un montaje de detalles e imágenes, encontrándose con que en el instante en que se despliega una poética también se la critica. Luego, la lectura, entusiasmo del cuerpo.

Y si al cuidarnos de que lo que ya traemos no construya lo que escuchamos, ¿en qué consiste la operación lectora, si la misma no es posible sin nuestra participación?, ¿cómo acoger la lengua que nos desconcierta en dicha operación?, ¿quién lee: el analista, el analizante, el entre?

Entonces, la propuesta es de lectura como trabajo entre. Fragmentaria, plural, hasta opaca y equívoca, buscando instaurar como intervención no precipitada ni precipitante, cada vez, un transmitir interpretando lo menos posible. Incluso llevando las preguntas al estatus de enigma (¿qué se hace en un análisis con el enigma? ¿cómo se sirve de él?). En suma, “honrar el problema”, pues “el enigma es, a la vez, la llave y la guía” (V. Despret, A la salud de los muertos –Relatos de quienes quedan, 2017). Tal vez algo performativo, que no exige que las preguntas se respondan.

 

Nota al pie:

[1] La que se extiende de los juegos entre el dolor y lo bello [J. Lacan, La ética del psicoanálisis, 01-06-1960] hasta la función de la letra: “entre las nubes, el destello escurriéndose [le ruissellement] (…) reunión [bouquet] del trazo primero y de lo que lo borra. (…) centro y ausencia, entre saber y goce” [J. Lacan, Lituratierra, 1971].

 

 

Tercer módulo

Praxis de frontera: “nuestraamérica, así juntito” [D. Sacchi]

 

La imagen que se manufactura e impone de nuestraamérica (desde afuera y adentro de las llamadas fronteras nacionales), silueta o efigie que muchas veces está al servicio de un mundo expoliador de territorios y cuerpos (litio – agua – hidrógeno verde – espiritualidades – visiones del mundo – feminicidios y transfeminicidios), ¿podrá ser interpelada por esa praxis en la singularidad que implica un análisis?

Si es probable suponer algo así, cada análisis… ¿se animaría a empeñar su apuesta: tanto en las coordenadas del arte (ese arte que desde hace mucho se atrevió a ir más allá de los límites del lenguaje y de lo real inalcanzable); como en las coordenadas de una naturaleza más allá de lo humano y de lo monstruoso en tanto invisible fisonomía de lo humano; o incluso como contrapeso a lo no posible y no enunciable que exige la necropolítica sobre los cuerpos disidentes en un escenario de violencia mutimodal (física, administrativa, simbólica y económica)?

Hace cincuenta años Lacan vinculó el savoir-faire con la producción del alfarero: ¿sigue siendo logrado un análisis que se sirva de ello, frente a la expansión tecnológica que pone en crisis lo artesanal?; y en todo caso, ¿sería practicable un artificio en red o una patria portátil para las disidencias e insurgencias, buscando acoger lo mudo que los borramientos de mestizajes, las migraciones, y biologicismos determinan?

“(…) en una reunión de mi escuela (…), estuvo (…) una de las cabezas de esta insurrección -para nada una cabeza mal hecha (…); sabe responder muy bien inmediatamente cuando le hacen una pregunta tan tocante como ésta: «Diga querido amigo, en el lugar donde ustedes están, ¿qué podrían esperar de los psicoanalistas?», ¡Lo que es verdaderamente una forma absolutamente loca de plantear una pregunta! Me canso de decir que los psicoanalistas deberían esperar algo de la insurrección; y están los que retrucan: ¿qué querría esperar de nosotros la insurrección? La insurrección le respondió: ¡Por ahora lo que esperamos de ustedes es que nos ayuden a tirar ladrillos!

(…) yo señalé en ese momento (…) que a nivel del diálogo el ladrillo cumple exactamente una función prevista, la que llamé el objeto a. El ladrillo es un objeto a que responde a otro verdaderamente capital para toda ideología futura del diálogo cuando parte de un cierto nivel: ¡es lo que llaman la bomba lacrimógena!

(…) aun si los psicoanalistas no quieren estar, a ningún precio, a la altura de lo que tienen a su cargo, no por eso lo que tienen a su cargo existe menos ni dejara de hacer sentir sus efectos (…) Y será necesario que haya gente que trate de estar a la altura de cierto tipo de efectos (…).” [J. Lacan, El acto psicoanalítico (15-05-1968), trad.: R. Rodríguez Ponte.]

 

Lugar: Alianza Francesa. Ayacucho 46, Centro. Córdoba, Argentina.

Horario: 10:00 a 12:00 hs.

Sábado, 12 de agosto (10:00 a 12:00 hs)
Se trabajará la lectura de:
Fernand Deligny, Cartas a un trabajador social, Cactus, Buenos Aires, 2021.
Duen Sacchi, Ficciones patógenas, Rara Avis Editorial, Buenos Aires, 2019.

Sábado, 09 de septiembre (10:00 a 12:00 hs)
Se trabajará la lectura de:
Fernand Deligny, Lo arácnido y otros textos, Cactus, Buenos Aires, 2015.
Ticio Escobar, Imagen e intemperie–Las tribulaciones del arte en los tiempos del mercado total, Capital Intelectual, Buenos Aires, 2015.

Sábado, 21 de octubre (10:00 a 12:00 hs)
Invitado: Roberto Saban

Se trabajará la lectura de:
Ticio Escobar, Imagen e intemperie –Las tribulaciones del arte en los tiempos del mercado total, Capital Intelectual, Buenos Aires, 2015. [continuación]
María Moreno, Panfleto –Erótica y feminismo, Penguin Random House Grupo Editorial, Buenos Aires, 2018.

Sábado, 11 de noviembre (10:00 a 12:00 hs)
Se trabajará la lectura de:
María Moreno, Loquibambia (sexo e insurgencia), Ediciones Universidad Diego Portales, Santiago de Chile, 2019.
Sayak Valencia y Sonia Herrera Sánchez, Transfeminismos y políticas postmortem, Icaria Editorial, Navarra, 2021.

Actividad de participación libre y gratuita.